5/7/12

Reseña: Memorias de Idhún, Laura Gallego


Memorias de Idhún es un libro con el que la mayoría de lectores españoles que ahora tengan alrededor de 17-20 y pocos años, han crecido. O no. Yo soy un claro ejemplo de que esta regla no se cumple y a la gente le sorprende. Yo crecí con Harry Potter y parece ser que me escondí muy bien de Kirtash todos estos estos años, porque hasta este año no ha conseguido dar conmigo. Hice un acuerdo con una amiga: yo me leía Memorias de Idhún y ella se leía Los Juegos del Hambre. Y aquí tenéis el resultado. He tardado más de dos meses en leer el libro (alrededor de 500 páginas y entre examenes, ¿qué más se puede pedir?), pero lo he conseguido.


Título: Memorias de Idhún (#1 La Resistencia)
*Este es el primer libro de la trilogía, disponible también en cómic. 
Autor: Laura Gallego García
Editorial: SM                                                                     

Nos encontramos a Jack, un niño de trece años que vive tranquilo con sus padres, hasta que una noche dos personas entran en su casa y matan a sus padres... y por poco lo matan a él si no llega a ser por una tercera persona que entra en escena en el momento justo para salvarlo de los asesinos y llevarlo a un lugar seguro.

Jack descubre que hay más mundos aparte de la tierra y se hace un hueco en la Resistencia, un grupo de renegados que luchan por salvar a Idhún del reinado del mago oscuro, Ashran el Nigromante y sus seks. La Resistencia vive en Limbad, un lugar intermedio entre la tierra e Idhún, donde están seguros y pueden entrenarse. En Limbad viven Alsan, el príncipe de Idhún (que no Aslan, el león de las Crónicas de Narnia) y Shail, un mago, ambos jóvenes y sin más ayuda que su determinación por encontrar las piezas que harán posible que Idhún sea rescatado de Ashran el Nigromante. A ellos se unió hace tiempo Victoria, una joven española a la que el mayor asesino de idhunitas le tiene echado el ojo. Y esta perla que va dejando cadáveres a su paso no es más que Kirtash, un joven misterioso y con poderes más allá de los humanos cuya única misión es rastrear la tierra en busca de idhunitas renegados y matarlos antes de que puedan hacer nada por impedir el reinado absoluto de su amo, Ashran el Nigromante. 

 Jack odia a Kirtash por matar a sus padres y hará lo necesario para intentar matarlo, ... sin éxito ya que Kirtash es superior a él en todos los sentidos. Victoria es una joven insegura, y que no es nada en especial... hasta que sí empieza a serlo. Intenta entrenarse para protegerse de Kirtash y mostrar su valía ante los otros miembros de La Resistencia. Shail, es un mago joven que trata de hacer lo posible por proteger a sus amigos y se convierte en una persona muy importante para Victoria. Alsan, el príncipe de Idhún, tiene el mismo propósito que Shail y se encarga de entrenar a Jack para que pueda enfrentarse a Kirtash.

Son personajes bien caracterizados. Son jóvenes, valientes, impulsados por la venganza, la ira, o la necesidad de volver a su tierra. Son jóvenes y se dejan llevar por las hormonas... unas más que otros. 

La única pega que he tenido a la hora de leer esta novela ha sido el nivel de madurez de los personajes. Evidentemente es una novela infantil-juvenil más apropiada para leer a los 13 años que a los 20 como me ha pasado a mí, y por eso no quiero que nadie lo vea como algo negativo. La historia es muy buena: magos, guerreros, unicornios, serpientes voladoras terroríficas, dragones, hadas con muy mala leche,...vamos, todos los mejores ingredientes para una perfecta novela de fantasía

Se le coge cariño a los personajes, y vemos cómo evolucionan, van pasando de ser niños asustadizos a caballeros que blanden espadas como si lo hubieran hecho desde los dos años. Jack pasa de ser un niñato cegado por la venganza a ser un guerrero capaz de enfrentarse a Kirtash en igualdad de condiciones. Victoria pasa de ser una persona a la que hay que proteger a ser una de las que protegen a los demás con uñas y dientes. Shail y Alsan son el cerebro y la mano de la Resistencia, y ellos son los que hacen el papel de  "padres/tutores" de Jack y Victoria (¿os imágináis que son matrimonio? JAJAJAJA no quería acabar con vuestra infancia, sorry). Kirtash es frío y calculador, aunque puede que tenga un punto débil que lo haga flaquear en los momentos más esenciales de su misión.

En general me ha gustado la historia, el mundo de Idhún es fascinante y la historia de los seis soles y las seis lunas, la búsqueda de las criaturas necesarias para que se cumpla la profecía y las sorpresas que envuelven la vida de los componentes de La Resistencia hacen la historia muy atractiva y que engancha.

PERO. Pero no me gusta nada el triángulo amoroso. Jack es muy adorable aunque a veces pueda ser un niñato. Kirtash es el enemigo además de cantar mal. Y Victoria es una "muchacha" un tanto particular. Y NO ME GUSTA EL TRIANGULO AMOROSO que se está empezando a ver. Esta situación ha hecho a Victoria infumable para mi a partir de la mitad del libro. Lo he intentado, he intentado ser imparcial,... pero es imposible. Se pone en un plan que da ganas de estamparla contra la pared y no precisamente para darle caricias. 

En resumen: es un libro que me parece más que adecuado para comenzar a leer literatura fantástica, entretiene, engancha, y crea un mundo en el que te gustaría estar, aunque sólo sea por ver algún unicornio que otro.  Se lleva un 4/5. 



Agradecimientos a mi Menganita por dejarme su ejemplar y así incluirme en la cultura Idhunita.

No hay comentarios: