11/11/10

Encanto Fatal, Melissa Marr

Título: Encanto Fatal
Autor: Melissa Marr
Editorial: Ediciones Salamandra 
Nºde páginas:  317
Edición: tapa blanda
Continuación: Tinta Peligrosa (ya disponible) , Fragile Eternity y Radiant Shadows.

 «A sus dieciséis años, Aislinn se comporta aparentemente como cualquier chica de su edad. Sale con sus amigas, le mola la música y tiene un chico en el punto de mira, aunque de esto último no está muy segura. Sin embargo, también hay algo en ella que no tiene nada de normal: al igual que su abuela, Aislinn es capaz de distinguir a los elfos que viven invisibles entre los humanos, un don increíble, que más que don es una maldición, pues a estos seres no les gusta ser descubiertos y suelen castigar con crueldad a quienes detectan su presencia. Así pues, siguiendo al pie de la letra las reglas secretas que le enseñó su abuela —nunca atraigas la atención de los elfos, no respondas a los elfos, no mires a los elfos— Aislinn tendrá que apañárselas para pasar desapercibida, especialmente a los ojos de Keenan, rey de los elfos, que se ha propuesto seducirla y convertirla en su reina».



Con esta sinopsis, se nos presenta Encanto Fatal, una novela juvenil romántica-fantástica, centrado en el tema de las hadas.
¿Sobre qué quieres leer?
Amor correspondido, amores que no serían correspondidos ni aunque los protagonistas viviesen eternamente, una malvada Reina del Invierno, elfos que muestra su verdadera maldad, abuelas que aún se preocupan por sus nietas, amigas de toda la vida que nunca paran de buscarte novio,.... o un amigo que quiere pasar a ser algo más. Todo esto lo puedes encontrar en Encanto Fatal.

 Y es que nada es fácil si te encuentras en la situación de tener que elegir entre vivir siendo una sombra en el mundo, vivir siendo una elfa cuando has crecido odiando a estos seres... o morir. Aislinn se tendrá que enfrentar a esto y por suerte, no estará sola, porque siempre tendremos a SETH a su alrededor, para protegerla, como si de Peeta con Katniss se tratase, Seth es como el remedio a la pesadilla que es la vida de Aislinn. Lo pongo en mayúsculas porque este personaje se merece un reino para él solo... y seguro que después de conocerlo, a más de una le gustaría ser su amiga,o algo más. Aunque no todos los personajes llevan una buena vida, o si no, que se lo pregunten a la pobre Donia, la "ex" de Keenan, que por enamorarse de él, es ella la que termina sufriendo la maldición que pesa sobre la Corte de Verano.

Al principio, el argumento me recordó mucho a la Novena Noche (por eso de las Cortes de las Hadas, los elfos malos, también se nombraba por ahí la Cacería Salvaje..) pero hasta aquí las similitudes. La historia es muchísimo más completa y aunque algunos personajes se quedan sin desarrollar (como pueden ser las amigas de Ash, o los consejeros de Keenan, pero no todo va a ser bueno, eh) la trama está muy bien hilada. 
Y aunque como en su momento dijo Elwen, veo las decisiones tomadas por los protagonistas a veces muy cogidas con pinzas, el libro me ha dejado con un muy buen sabor de boca.
Así que si tu próxima lectura quieres que sea sobre un poco de cultura feérica, no dudes en adentrarte en el mundo de Aislinn, no te defraudará.
SOBRE LA AUTORA:
Melissa Marr nació en Nueva York en 1972. Se licenció en Literatura y Estudios de Género por la Universidad de Pensilvania. Durante sus años universitarios, y antes de comenzar la carrera como escritora profesional, se pasó los días volcada en los libros, mientras por las noches servía copas en un bar de motoristas, todo fuera por pagar su matrícula y poder satisfacer su necesidad de conocer nuevas historias. Años más tarde, se dedicó a la enseñanza de la literatura en aula y online, al tiempo que cultivaba su otra gran pasión: los tatuajes. En 2007 irrumpió en el mundo de la narrativa juvenil fantástica con Encanto Fatal. Entre sus obras cabe señalar también Tinta Peligrosa (2008) y Fragile Eternity (2009), la continuación de la saga iniciada con Encanto Fatal.


Y ya sólo queda, darle la nota (ya sé que debería tener una imagen que representara la nota como en todos los demás blog, pero yo soy así de guay y vaga, y aún no he inventado ninguna, dadme hueco, que ya la haré)
y para mí, este se lleva un NUEVE, por todo lo que he enumerado anteriormente, pero sobretodo porque este libro supone una brisa de aire fresco entre tanto amor empalagoso del que ya empezamos a estar un poco cansados (al menos yo).
¡Nos leemos!