19/6/12

Reseña: Divergente, Veronica Roth.



Título: Divergente
Autor: Veronica Roth
Editorial: Molino

Beatrice vive en un Chicago dividido por facciones. Cada facción cultiva una cualidad: tenemos los de Abnegación, que cultivan el altruismo y se encargan de gobernar; los de Verdad, que cultivan la imparcialidad y la honestidad, los de Osadía, que cultivan el valor, y se encargan de proteger la ciudad, los de Erudición, que se encargan de cultivar el conocimiento intelectual, suelen ser científicos y profesores, y los de Cordialidad,
Beatrice ha nacido en abnegación, y al cumplir la mayoría de edad tiene que pasar la ceremonia de iniciación en la que deberá elegir, -guiada por su prueba de simulación- a qué facción dedicará el resto de su vida, si seguirá con sus padres en Abnegación, o por el contrario se alejará de ellos para siempre al elegir una facción distinta. 

No os voy a engañar, cuando empecé este libro estuve a punto de dejarlo un par de veces. El principio es rollo, no tiene casi ritmo, se hace muuuuuy lento. Sólo seguí leyéndolo porque gente como Mike me dijo que mejoraba. Aunque Alendax ya me había dejado clarísimo que no le gustó. 

Divergente cuenta la historia de Beatrice, una chica que básicamente se ve obligada a estar haciéndolo todo por los demás sin poner mala cara, y que no conoce de antemano lo que es divertirse. En Abnegación, la vida es simple: vives por y para los demás. ¿Y si tú no sirves para estar sirviendo a los demás? 
Esa es la pregunta que se hace Beatrice, y es esta la que le lleva a plantearse la opción de dejar Abnegación.  Pero claro, las otras facciones tampoco parecen muy interesantes... los Osados son demasiado gamberros y atrevidos, los Veraces no saben mantener la boca cerrada, los Eruditos son unos sabelotodo, y los Cordiales, son demasiado amables...

Como no quiero espoilear a nadie, no voy a seguir dando detalles de la historia. Como ya viene siendo habitual, nos encontramos ante una distopía muy del estilo de la saga Perfectos de Scott Westerfeld, o Los Juegos del Hambre de Suzanne Collins. Han habido partes del libro que me han recordado muchísimo a trozos de las novelas de Westerfeld, como la delimitación de las zonas en las que habita cada facción/ la diferencia entre Nueva Belleza y las demás ciudades, y me ha recordado a los Juegos por la bestialidad entre jóvenes que podemos ver durante las pruebas de iniciación a las facciones. 

Los personajes principales son Beatrice/Tris, joven, decidida y dispuesta a hacer cualquier cosa por conservar los amigos que encuentra por el camino. Cuatro, uno de los intructores de la facción de Osadía, es fuerte, tiene sus propias ideas acerca de cómo debería funcionar su facción y eso le causa problemas con sus superiores. Caleb, el hermano de Tris, su pasión es el conocimiento, y hará lo que sea necesario por conocer la verdad de lo que está pasando a su alrededor. Los padres de Beatrice, sus amigos, todos forman una red de personajes secundarios que harán su aparición estelar, pero de los que no podremos conocer gran cosa. 

Lo que más me ha gustado de este libro ha sido el tema de los miedos, y cómo los exploran. Me pareció algo muy interesante y un punto positivo para el argumento. El resto del libro me pareció aburrido y el romance demasiado repentino y sin sentido. Le doy un 2'5 sobre 5.

Agradecer a Molino el capitulo del punto de vista de Cuatro que nos regaló en la Blogger Lit Con, y recordar que Insurgente, la segunda parte, saldrá a la venta en español este septiembre.




2 comentarios:

Espurna Flama dijo...

No encuentro el capítulo de el punto de Vista de Cuatro. ¿Dónde la puedo encontrar?

twita dijo...

Que yo sepa, ese capítulo era una edición limitada que Molino preparó para los lectores que acudieron a la feria del libro de Madrid. No creo que lo puedas encontrar en ningún sitio porque tampoco añade nada a la historia.