26/1/12

Reseña: Pandemonium, Lauren Oliver

Lo primero de todo, dar las gracias a la editorial SM por esta grandísima oportunidad. Ha sido un placer colaborar en este reto y he disfrutado muchísimo leyendo. Más aún, me he sentido especial sabiendo que he sido una de las privilegiadas en leer el libro antes de que salga a la venta.

Y ahora, vamos al grano:
Ficha técnica:
-Título: Pandemononium (no se ha traducido al español, pero viene del griego y significa "la reunió de todos los demonios")
-Autora: Lauren Oliver, escritora de literatura juvenil. Comenzó su carrera con Si no despierto (Before I fall) y después comenzó la trilogía Delirium (ya a la venta), seguida de Pandemonium (a la venta a partir de Febrero de este año) y la última parte Requiem, que está fechado para el año que viene.
Sinopsis de la segunda parte: SPOILER ALERT!
Lena ha dejado atrás a Álex. Ahora ella es otra persona, una nueva Lena se ha hecho paso a causa del dolor. Ahora todo es distinto. Se encuentra en la Tierra Salvaje donde otros inválidos como ella intentan sobrevivir al invierno,... pero las situación se pone difícil.
En la actualidad, Lena vive en Nueva York, con una nueva identidad, y unos nuevos tutores pasa desapercibida mientras recoge información para la Resistencia. Todos los días se repite el mismo mantra <<Álex está vivo, tengo que hacerlo por Álex. Álex quisiera que yo estuviera haciendo esto>>.

Básicamente, el libro es esto. Lena ha tenido que escapar de su cómoda vida, pero ha sufrido graves consecuencias: ya no tiene familia, y encima Álex ha muerto intentando escapar. Ahora lo único que le queda es seguir luchando por un mundo en el que el amor no sea considerado una enfermedad. Y las cosas se ponen feas de verdad. Lena se encuentra en más de una ocasión cerca de morir, y en el fondo, eso es lo que ella va buscando. Una vida sin Álex no merece la pena.
Al subir los peldaños, rozo con los dedos la matrícula metálica que hemos pegado en la pared. (...) el metal relució de repente con un brillo claro, casi hasta cegarme, por lo que apenas pude leer las palabras grabadas bajo el número.
Palabras antiguas, palabras que casi me hicieron caer de rodillas.
Vive o muere.
Cuatro palabras. Quince letras. Crestas, bultos, volutas bajo las llemas de mis dedos.
Otro dicho. Nos aferramos a él, y nuestra fe lo vuelve verdad.
Si comparamos este libro con Delirium, este es mucho más oscuro y crudo, más salvaje, más realista. Me ha gustado mucho y además me ha recordado a otras muchas sagas que he leído en plan distopía también: la saga Perfectos de Scott Westerfeld, Los Juegos del Hambre de Suzanne Collins, Juntos de Ally Condie (aunque este lo nombre a regañadientes, ya que me gustó bien poco)...
Por ejemplo, yo me reía leyendo esta parte (que no es para nada para reírse), porque la Lena cabreada me recordaba a Katniss Everdeen en su estado natural:
Siento que algo se tensa en mi interior, un espasmo de odio profundo. Le pongo una mano en la cabeza.
-Todavía no han acabado con nosotros-respondo, y empiezo a imaginarme que un día volaré sobre Portland, dobre Rochester, sobre todas y cada una de las ciudades valladas de todo el país, y las bombardearé una y otra vez, y veré cómo arden sus edificios hasta reducirse al polvo y cómo todas esas personas se derriten y sangran hasta convertirse en llamas, para darles a probar su propia medicina.

Si nos quitas algo, nosotros te quitaremos otra cosa. Si nos robas, te robaremos hasta la camisa. Si nos presionas, golpearemos.
Es la forma en la que funciona el mundo ahora.
Una de las cosas que más me gusta siempre de la manera de escribir de Lauren Olvier es sus comparaciones. La forma de utilizar las palabras que hace que te sientas caer o romperte en mil pedazos con sólo leer un párrafo.
El mundo entero se cierra a mi alrededor como un párpado. Por un momento, todo se vulve oscuro.
Me caigo. Tengo los oídos llenos de ruido; una fuerza ha tirado de mí para meterme en un túnel, en un lugar de caos y de presión. Mi cabeza está a punto de estallar.
Y una de mis comparaciones favoritas en este libro, ha sido sobre el odio. Una comparación preciosa y recurrente a lo largo de todo el libro que hace que imagines a Lena encerrándose cada vez más en sí misma para odiar a todo lo que hay a su alrededor.
Una vez leí algo sobre una especie de hongo que crece en los árboles. El hongo empieza a invadir los sistemas que trnasportan el agua y los nutrientes desde las raíces hasta las ramas. Los va inutilizando uno por uno y los va desplazando. Pronto, el hongo, y sólo él, transporta el agua, los elementos químicos y todo lo que el árbol necesita para sobrevivir. Así va descomponiéndolo lentamente desde dentro, haciendo que se pudra minuto a minuto.
Eso es lo que hace el odio. Te alimenta y al mismo tiempo te va pudriendo.
Es duro, profundo y afilado, un sistema que bloquea. Es completo y lo abarca todo.
El odio es una alta torre. En la Tierra Salvaje empiezo a contruirla y a ascender.

El odio contra él vuelve a florecer. (...) Pero no digo nada. Asciendo las verticales y lisas paredes de la torre. Me encierro en lo más profundo; elevo muros de piedra entre nosotros.
 Algo que también me ha gustado ha sido que Oliver ha sabido mantener la coherencia de Lena. Es decir, todos estamos de acuerdo en que si pierdes a la persona que más amas en el mundo, quedas destrozado, pero no por eso vas a estar llorando a cada paso que das. Y eso lo ha sabido reflejar. Lena se apoya en el recuerdo de Álex para hacerse fuerte en la Tierra Salvaje, pero eso no significa que no siga destrozada por su pérdida. Aunque pronto se ve envuelta en una situación que la pone entre la espada y la pared. Pero como no quiero soltar spoilers a diestro y siniestro, mejor lo descubrís vosotros.

En este libro hay muchos nuevos personajes, al igual que se echan de menos personajes del libro anterior como Hana, Grace o los tíos de Lena. A los nuevos personajes se les coge cariño pronto, y Oliver no tiene problemas para jugar con nuestros sentimientos, una vez más.

El final estaba cantadísimo que no podía ser un final tranquilo y apaciguador, ya que nos tiene que dejar con el estómago revuelto para la siguiente parte, Réquiem. A mí me dejó loca. ¿Sabéis lo que es aguantarse las ganas de chillar a las 3 de la mañana? Pues eso.

Por último, os voy a enseñar la edición de UK que ha revelado Lauren esta semana.

Y para terminar, siempre me gusta buscarle una canción que demuestre la esencia del libro: Stay de Mayday Parade.

2 comentarios:

Ingrid dijo...

Hey hola, yo recién termine este libro y tienes razón en lo de ese final para mi fue, gua, no se como describirlo, me encantaron ambos libros, y no se como voy a sobrevivir la espera de la tercera parte, me muero por saber como termina

Dinorah Antonio Toledo dijo...

Aww la verdad me enamoré del libro, recien comense con el segundo, pero te digo una cosa? no paré de llorar con el primero de verdad que me facinó :')