28/7/12

Reseña: Trilogía Guardianes del tiempo de Marianne Curley




Marianne Curley es una escritora australiana de literatura juvenil. Ha escrito sólo cuatro novelas y todas ellas están traducidas al español.
 La trilogía Guardianes del tiempo cuenta la historia de Ethan, Matt e Isabel cuando descubren que forman parte de una profecía en la que se augura que nueve elegidos lucharían por salvar la tierra de los destrozos que quiere causar la Diosa del Caos en la Tierra. Cada uno descubre su participación en la profecía de manera diferente, y descubren que aparte de los mortales existen los seres inmortales capaces de conceder dones a los mortales para luchar por salvar la tierra de Lathenia, Diosa del Caos. 

Amistad, amor, traición, monstruos, demonios, poderes sobrehumanos, escenarios mitológicos... todo lo necesario para que una historia se convierta en un buen relato de fantasía. Dos hermanos inmortales enfrentados por dominar la tierra, y deseosos de aumentar sus ejércitos para incordiarse el uno al otro hasta que el momento de la batalla final sea inminente.
La trilogía se compone del libro 1 llamado Los elegidos, en él los capitulos están narrados en tercera persona por Ethan e Isabel, alternándose. El segundo libro, llamado La Oscuridad, está también narrado en tercera persona, pero esta vez por Arkarian e Isabel. El tercero, llamado La Llave, vuelve a cambiar de protagonistas, y esta vez encontramos a Matt y Rochelle. La autora utiliza a los diferentes personajes para ofrecernos una visión más amplia de lo que sucede en los diferentes escenarios y así darnos a conocer también los pensamientos de los otros. Algo curioso de este libro es que uno de los poderes que tienen algunos de los personajes es que son Videntes de la Verdad, es decir, son capaces de oír los pensamientos de los otros personajes, si los otros no son lo bastante listos como para ocultarlos. 

Esta trilogía me ha recordado a Harry Potter, y no solo porque la editorial española es Salamandra también, sino porque la historia es del mismo estilo infantil/juvenil de protagonistas jóvenes con poderes para salvar al mundo del mal. 

Un punto aparte son las portadas de los libros. Salamandra tiene buenísimas publicaciones, pero todo hay que decirlo, y las portadas no son atractivas. Todas las portadas de sus publicaciones de este estilo suelen ser sosas, en colores pastel y con los protagonistas hechos a ordenador de una manera no muy llamativa. En resumen queda una portada que no desentona, y aunque se empeñen en ponerle los colores chillones (como podéis ver en la imagen), lo que es la portada en sí no te dice nada. Así que si alguna vez queréis leer algo de este estilo publicado por Salamandra, os invito a no hacerle caso a las portadas, e ir directamente a la sinopsis a comprobar si la historia es algo más que una portada insulsa. 

La puntuación de esta trilogía es un 8'5. Buenos personajes, mantiene la intensidad de la acción durante los tres libros y no te da un momento de respiro. 100% recomendado si quieres recordar lo que fue descubrir Harry Potter o Memorias de Idhún.

Marianne Curley ha escrito otro libro llamado El círculo de Fuego que no tiene nada que ver con esta trilogía, y que también está publicada al español por Salamandra.

Gracias a Almu y David por descubrirme esta saga y obligarme a leerla.