20/8/12

Reseña: Willow de Julia Hoban

Título: Willow
Autor: Julia Hoban
Editorial: Ediciones Ámbar

Sinopsis:
 
Los padres de Willow murieron en un trágico accidente de coche, dejándola no solo con el dolor que supone enfrentarse a una pérdida sino también con el peso de la culpabilidad, ya que era ella quien conducía.Ocho meses después, su hermano mayor casi no le habla, cree que sus compañeros de clase le culpan por lo ocurrido y Willow se evade del sufrimiento con el que carga marcando todo su cuerpo con las heridas del pasado. Pero cuando un chico llamado Guy descubra su secreto, nacerá una intensa relación que conseguirá sacarla de ese mundo extraño que ella misma seha formado.Es difícil guardar un secreto cuando lo llevas escrito por todo el cuerpo.
 
Willow vive cuando preferiría haber muerto en el mismo accidente que mató a sus padres. Desde ese día aprendió que el dolor físico es más llevadero y menos intenso que el dolor de verse débil y llorosa ante una situación que la sobrepasa. Así que se nos presenta a Willow, una adolescente que antes era alegre, tenía amigos, salía y disfrutaba relacionándose. Ahora esa Willow no existe, desde el accidente sólo existe ella y las cuchillas que la ayudan a sobrevivir día a día. 

Desde la muerte de sus padres, ella vive en casa de su hermano, que ya está casado y tiene un bebé. Todos intentan ayudarla,y protegerla levantando la mano a la hora de tratarla en el colegio, no presionándola demasiado a hablar sobre lo ocurrido... pero ella piensa que el accidente fue culpa suya: sus padres no deberían estar muertos. Ella ya no es hija de nadie. Su hermano ya no tiene padres. Todo el mundo la mira pensando que es una asesina.... o al menos todo esto es lo que ella cree. Su única salida son los cortes. Unos cortes profundos y sangrantes que se hace en los antebrazos y que oculta a la vista de todos vistiendo camisetas de manga larga incluso durante el verano. 

Llevaba mucho tiempo queriendo leer este libro por su temática. No es que el acto de cortarse sea algo que me llame la atención, más que nada me parece asqueroso. Pero sí que quería intentar entender por qué tantísima gente recurre a esto cuando se encuentran mal. Mi conclusión al leer este libro es que esa gente, antes de sentir el dolor insoportable de llorar de frustración, de desesperación, de no encontrar una salida a un problema, prefieren recurrir a sentir un dolor físico que les hace olvidar, aunque sea por unos minutos, lo demás. Además, a través de Willow podemos ver que esta reacción la deriva la culpa también, es como un castigo merecido por no haber sido capaz de hacer algo. En este caso Willow se siente culpable por haber matado a sus padres, por no haber muerto con ellos, y por tener que interferir en la vida de su hermano mayor.

Aparte de Willow, sólo hay dos personajes que destacan más: David, el hermano mayor de Willow. Profesor en la Universidad, casado, con una hija, y que se ve en la situación de cuidar de una hermana adolescente de la que apenas sabe nada, hacer de su tutor e ir a las reuniones del instituto.... Cathy, su mujer, también trabaja fuera de casa y se encarga de cuidar de la niña. 

Guy es el otro personaje importante de la historia. Un chico que de la nada comienza a interesarse por Willow. Y digo yo ¿quién soy yo para cuestionar las intenciones de este muchacho?. Pero es que recuerdo leer el libro y pensar ¿y este tío de dónde ha salido y por qué se interesa por ella? En fin. Él es un chico listo y agradable, con todo su curso planificado hasta que se cruza con Willow y descubre el sangriento secreto que se oculta bajo sus mangas. Desde ese momento Guy se encuentra en la tesitura de contárselo a David o mantener el secreto. Él quiere ayudarla, quiere alejarla de las cuchillas, pero ella no lo quiere dejar entrar en su vida. Está demasiado a gusto ella sola y sus cuchillas sin tener que lidiar con los sentimientos que provocan las relaciones personales. Desde el accidente se ha obligado a no sentir nada, y ante la más mínima opción de sufrir ahí están las cuchillas para salvarla.

Al principio se me hizo pesado y hasta un poco desagradable. Después de leerlo veo que es necesario una primera parte introductoria en la que leemos a Willow en el momento de máximo caos, pero aún así se me hizo bastante desagradable todo el tema de "necesito cortarme a todas horas". Pasados los primeros capítulos es un libro que se lee fácilmente y que termina enganchando. Tiene buenos personajes, presenta un problema real del que ni nos gusta hablar ni nos gusta conocer, porque vemos a esas personas como débiles, cuando en realidad lo que nos debería dar pena es el no ser capaz de tender una mano a esas personas, en ayudarlas en lo que sea que esté a nuestro mano como hace Guy con Willow. 

La verdad es que creo que tanto este libro, como Por trece razones de Jay Asher, y Frío de Laurie Halse Anderson, que hablan sobre temas que no están muy tratados y que demuestra el sufrimiento que puede llevar la gente por dentro y que tiene miedo a que cualquier persona lo descubra y se termine de desmoronar, son los tipos de libros que merecen la pena leer, aunque sólo sea para documentarse. Todos tenemos conocimiento de personas que conocemos/conocíamos que han sufrido una enfermedad como la anorexia, o que se han estado cortando, o que se han suicidado.Nunca está de mal conocer este tipo de temas y creo que puede ayudarnos a entender a otras personas en esta situación. Estos son los libros que yo califico de "libros para saber vivir", así que he de agradecer a Ediciones Ámbar y a Roca Joven por traerlos.

Ah, la puntuación de Willow es un 8/10. Lo mejor es el desarrollo de los personajes. Lo peor: la crudeza con la que empieza el libro, luego se hace más llevadero.